Sierra de Las Nieves, 2017

Este proyecto se ha realizado en el marco de los programas de Participación y Sensibilización ambiental en Red Natura 2000. Andalucía (Web).

 
Los destinatarios principales de la acción son las personas del entorno del
parque con el fin de que conozcan mejor e interactúen con su zona.

El programa incluye la realización de 5 actividades. Hasta el momento han participado más de 60 personas.




Primera actividad (28/5). Presentación del programa y Andarríos.


La presentación del Programa de Voluntariado y las primeras charlas (a cargo del Director Conservador del Parque Natural, Rafael Haro, y del biólogo Florent Prunier), se realizaron en la sede de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de las Nieves en Tolox, donde nos dispensaron una magnífica acogida.

Muestreo Andarríos en el río de los Caballos, cercanías del Balneario de Fuente Amargosa en Tolox.

Oxygastra curtisi, una libélula amenazada, que nunca había sido vista anteriormente en el arroyo. Encontramos dos machos, una hembra ovipositando, una larva y dos exuvias, signos evidentes de su reproducción en dicho tramo del río (Foto tomada por José Manuel Moreno Benítez en una localidad de Los Alcornocales el día anterior).
Onychogomphus uncatus, otra bonita libélula que suele vivir en tramos medios y altos de ríos en buen estado de conservación.

Entre los insectos plecópteros, generalmente indicadores de buena calidad de agua, se identificaron la ninfa y la exuvia de la especie de gran tamaño Dinocras cephalotes (Perlidae) y el endemismo Siphonoperla baetica (Chloroperlidae).
Rellenamos las fichas del protocolo de Andarríos y recolectamos hasta 31 familias de macro-invertebrados acuáticos, que indicaron que las aguas del arroyo son muy limpias y no alteradas de modo sensible (IBMWP'= 179).


Segunda actividad (24/6). Las libélulas de la Sierra de las Nieves: identificación, ecología y conservación.


El sábado comenzamos con diversas charlas en la Biblioteca Municipal de el Burgo sobre generalidades de los invertebrados para dedicarnos después de manera más exclusiva a las libélulas.

La tarde la pasamos en el tramo alto del río Turón, un lugar encantador en el que pudimos poner en práctica los conocimientos sobre identificación de especies adquiridos. Pudimos observar hasta 15 especies distintas de libélulas.


Se realiza un muestreo de invertebrados acuáticos para observar las larvas de las libélulas y otros insectos presentes en el río.

 Las charlas y presentaciones corrieron a cargo de Florent Prunier, asistido por otros miembros de la ROLA durante los talleres de identificación y muestreo de campo (J. Manuel Moreno-Benítez, Matías de las Heras y Javier Ripoll). En general todo se desarrolló sin incidencias y con un buen ambiente entre los participantes, que mostraron gran interés en los contenidos de la actividad, tanto en las charlas y técnicas de identificación, como en el trabajo de campo. Agradecemos la acogida por parte del Ayuntamiento de El Burgo y en especial a Nieves García Macías, Técnica de Turismo del Ayuntamiento, que amablemente nos atendió y organizó lo necesario en la sala para el desarrollo de la actividad.

Entre las especies destacadas cabe mencionar a la libélula amenazada Oxygastra curtisii (Foto JMMB) y coleópteros de la familia Elmidae.





Tercera actividad (16/7). Inspección de río Verde, Istán.


En esta ocasión visitamos un río destacable de la provincia de Málaga por presentar hábitats naturales y especies que figuran en la Directiva Hábitats y declarado recientemente como Zona de Especial Conservación (ZEC - ES6170019). El buen estado de conservación de su bosque de ribera en los tramos medio y alto alberga hábitats de gran importancia para la preservación de especies protegidas, como la nutria, y otras amenazadas, como es el caso de la Boga y el Blenio de río y las libélulas Macromia splendens, Oxygastra curtisii y Gomphus graslinii, todas ellas presentes en este espacio natural.

La libélula morada, Trithemis annulata, macho

En los lugares y pozas con mayor uso por parte de senderistas y bañistas se realizó un diagnóstico del impacto que estas presiones generan en el espacio natural y se llevó a cabo una limpieza puntual de la zona.

En todo momento se contó con un buen ambiente y la atención e interés de los voluntarios participantes, lo cual agradecemos enormemente.

La interpretación del paisaje, geología, flora y fauna la realizaron los naturalistas J. Manuel Moreno-Benítez y Javier Ripoll, contando con la colaboración del director del Parque Natural, Rafael A. Haro, presente en la actividad. Destacar igualmente la presencia de Carmen G. Castro, 2ª Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Istán, que aportó interesante información sobre los usos del entorno por parte de la población local y ofreció los servicios municipales para la retirada de los residuos sólidos recogidos.






Cuarta actividad (17/9). Diagnóstico del piornal.

Para realizar esta actividad nos desplazamos al Puerto de los Pilones, donde la vegetación existente incluye un Hábitat de Interés Comunitario denominado "matorrales almohadillados fundamentalmente oromediterráneos". Se exponen aspectos relacionados con sus características y composición, las amenazas a las que se ve sometido y su distribución, escasa en la provincia de Málaga. 
 
 
Se explicó a los voluntarios el procedimiento para la realización del Diagnóstico del estado de conservación del matorral almohadillado y se procedió a efectuar los muestreos, que se desarrollaron en 4 cuadrículas de 10x10m elegidas al azar dentro de la zona definida para este hábitat en la Red de Información Ambiental de Andalucía (REDIAM). En cada una de las cuadrículas se cumplimentaron por parte de los voluntarios las fichas elaboradas para esta finalidad con los datos necesarios sobre su estructura, grado de cobertura y especies representativas. Se tomaron igualmente registros sobre la presencia de herbívoros a través de sus excrementos (recuentos en cuadrículas 1x1m).

las fichas correspondientes a las cuadrículas muestreadas ofrecen unos resultados que indican una ocupación media-alta de la vegetación típica de este hábitat (especies de los géneros Juniperus, Bupleurum, Astragalus, Erinacea, Prunus, etc.) y la existencia de herbivorismo por parte del ganado ovino doméstico y de animales silvestres como la Cabra montés. 


Agradecemos especialmente la colaboración a Rafael Haro por la ayuda prestada para el desplazamiento de los voluntarios, a Inma Hoyos con la logística y la documentación y a Angel Osorio por sus explicaciones sobre Sierra Blanca, sus cumbres y otros aspectos de interés.

La interpretación del entorno y de su geología, flora y fauna han sido realizadas por los naturalistas J.M. Moreno Benítez y Javier Ripoll, con la cooperación del Director-Conservador del Parque Natural, Rafael Haro.
(Javier Ripoll)
(Agradecer por su ayuda a los compañeros J. Manuel Moreno-Benítez, Matías de las Heras, Francisco E. Vázquez, Elena Gallego, Inma Hoyos, J. Cristóbal de Haro y Francisco Becerra).



Quinta actividad (8/10). Conservación del pastizal en zona de piornales.


 
Desde el Puerto de los Pilones caminamos aproximadamente un kilómetro a los lugares donde se realizaron las actuaciones de aclareo del piornal: una serie de depresiones características de los relieves kársticos (dolinas) en las que el matorral almohadillado se está expandiendo hacia zonas de pastizal, en detrimento de las especies herbáceas de las que se alimentan muchas otras, como es el caso de la mariposa Raya corta (Eumedonia eumedon) y de la Polilla verrugosa andaluza (Chondrostega escobesae), propias de entornos de altitud y presentes en este espacio protegido. Se distribuyeron entre los voluntarios láminas explicativas con información sobre estas especies y se expusieron diversos aspectos sobre la importancia de la conservación de este tipo de hábitat y de la fauna asociada a estos entornos, ambas muy singulares y escasas. 
 
Siguiendo las indicaciones de la dirección del PN, se realizaron acciones de aclareo en cuatro zonas de dolinas, retirando de las partes más llanas tanto la vegetación arbustiva tendente a invadir el terreno propicio para el pastizal, como las pequeñas rocas y otros elementos que pudieran suponer un impedimento para su colonización por parte de la vegetación herbácea. 
 

Posteriormente, tras tomar un refrigerio bajo uno de los imponentes Quejigos de montaña (Quercus alpestris) centenarios que embellecen el entorno, retomamos el camino de vuelta en el que se realizaron dos acciones enfocadas a dificultar el acceso de los usuarios del espacio natural a sendas no homologadas, que aparecen abiertas en ciertos lugares partiendo de los senderos señalizados y que producen deterioro en la vegetación, favorecen la erosión y endurecen la superficie del terreno, imposibilitando su repoblación natural.

Para finalizar la actividad, se procedió a la delimitación del área del Puerto de los Pilones que es utilizada para aparcamiento. Aunque solo los vehículos autorizados tienen acceso a esta zona del espacio protegido, no cuenta con un perímetro que delimite la superficie más adecuada para estacionar, lo que constituye un impedimento para la proliferación y desarrollo de los ejemplares de la geraniácea denominada comúnmente Alfilerico o Relojillo serrano (Erodium cheilanthifolium), planta nutricia de la mariposa Raya corta (Eumedonia eumedon), que se encuentran extendidos por los alrededores del mismo. Para evitar su deterioro se realizó una demarcación de esta zona con rocas procedentes de las proximidades.

La interpretación del entorno y de su geología, flora y fauna han sido realizadas por los naturalistas Javier Ripoll y Florent Prunier, con la cooperación de Rafael Haro y Juan J. Jiménez, Director y Técnico del PN, a los que queremos agradecer la ayuda prestada en el traslado de los voluntarios y por su colaboración y dirección durante las intervenciones sobre la vegetación y senderos. También a Inma Hoyos por asistirnos con la documentación y a J. Manuel Moreno Benítez por la elaboración de las láminas sobre lepidópteros utilizadas en la actividad.